Desde hace algún tiempo es muy natural llegar a un centro comercial, hotel o centro de negocios y conectarte de manera gratuita a través de una red Wi-Fi. Este servicio se ha convertido en algo básico e imprescindible para la mayoría de clientes.

Hasta ahora a un establecimiento le bastaba con poner un punto de conexión en abierto y darle cobertura a todo aquel que lograra conectarse, sin más restricciones, pero eso acaba de cambiar con la nueva ley de telecomunicaciones y de ahora en adelante es imprescindible cumplir con ella si vas a seguir brindando este servicio en tu establecimiento.

Principales obligaciones legales que deben cumplir los establecimientos

Para prevenir multas y sanciones las empresas que ofrecen servicio de acceso a internet a través de redes Wifi propias deben de cumplir con una serie de normativas dentro de la nueva Ley de Comunicaciones, entre las que se encuentran:

Deber de cumplir con la normativa de protección de datos

Al solicitar y requerir datos personales necesarios para identificar a los clientes antes de dar acceso a la red WI-FI, se deberá cumplir con el conjunto de obligaciones generales previstas en la Ley 15/1999 de Protección de datos de carácter personal (LOPD) y su Reglamento de desarrollo (RLOPD).

Las empresas tendrán la obligación de notificar las quiebras de seguridad que puedan afectar a datos personales a las autoridades nacionales competentes y, en algunos casos, también a los abonados y particulares afectados.

Sanción: El incumplimiento de la normativa en materia de protección de datos puede ocasionar infracciones leves (sancionadas con multa de 900 a 40.000 €), graves (multa de 40.001 a 300.000€) o muy graves sancionadas con multa de (300.001 a 600.000 €).

Obligaciones de información sobre seguridad

Los proveedores de servicios de intermediación establecidos en España que realicen actividades consistentes en la prestación de servicios de acceso a Internet estarán obligados a informar a sus clientes de forma permanente, fácil, directa y gratuita, sobre los medios y herramientas que aumenten la seguridad en el uso de la red, así como de las posibles responsabilidades en que puedan incurrir por el uso de Internet con fines ilícitos.

Sanción: El incumplimiento de las obligaciones de información sobre seguridad antes expuestas, será sancionada como una infracción leve con multa de hasta 30.000 euros.

Obligación de facilitar datos de los usuarios necesarios para su identificación y restricción en la prestación de servicios

En caso de que los usuarios mediante el servicio WI-FI cometan algún delito o atenten contra principios como el de orden público, juventud y la infancia, salud pública, dignidad personal, propiedad intelectual, no discriminación por motivos de raza, sexo, religión, opinión, nacionalidad, discapacidad o cualquier otra circunstancia personal o social, seguridad pública y defensa nacional. Los órganos competentes con el objeto de identificar al responsable que está realizando la conducta presuntamente vulneradora, previa autorización judicial podrán requerir a los prestadores de servicios la cesión de los datos que permitan tal identificación a fin de que pueda comparecer en el procedimiento.

Sanción: Multa de hasta 30.000 euros (o hasta 150.000 euros, en caso de que el incumplimiento sea significativo).

Obligación de conservación de datos

Cuando se actúe como proveedor de servicios de WI-FI y operador, se deberá conservar los datos generados o tratados en el marco de la prestación de servicios de comunicaciones electrónicas, para la cesión de dichos datos a los agentes facultados “siempre que les sean requeridos a través de la correspondiente autorización judicial con fines de detección, investigación, y enjuiciamiento de delitos graves contemplados en el Código Penal o en las leyes penales especiales”

Sanción: El incumplimiento de las obligaciones antes mencionadas, constituyen una infracción muy grave regulada en la nueva Ley 9/2014 de 9 de Mayo, General de Telecomunicaciones, sancionado con multa por importe no inferior al tanto, ni superior al quíntuplo, del beneficio bruto obtenido como consecuencia de los actos u omisiones en que consista la infracción. Además de la posible inhabilitación hasta de cinco años del operador que preste el servicio de comunicaciones electrónicas. Aunado a ello, cuando se trate de una persona jurídica, se podrá imponer multa de hasta 60.000 euros en el caso de las infracciones muy graves a sus representantes legales o a las personas que integran los órganos directivos que hayan intervenido en el acuerdo o decisión

¡Importante! 

El incumplimiento de esta ley conlleva responsabilidades penales y civiles tanto a las empresas como a sus representantes legales; por lo que es imprescindible la actualización de los sistemas utilizados para proveer del servicio Wifi y así cumplir con la nueva normativa.

Cumple con la Ley de Comunicaciones y aprovecha la oportunidad de tener la mejor WIFI para tus clientes